9 nov. 2016

Xàtiva (2ª parte), a vista de pájaro


Durante más de dos horas hemos estado visitando el Castillo; ahora toca conocer la ciudad "a vista de pájaro" pues, en unas horas, hemos de subir al tren que nos llevará de vuelta a Barcelona.

Como todas las ciudades importantes y codiciadas, Xàtiva también tuvo una etapa negra con la llegada de los Borbón, ya que Felipe V -después de vencer en la batalla de Almansa- ordenó expulsar a los xativins (o setabenses [gentilicio de los habitantes de Xàtiva]) y quemar la ciudad. En ‘recuerdo’ de la afrenta, el pueblo conserva el retrato del monarca boca abajo en el Museu de l'Almodí, que no visitamos pues está a punto de cerrar.

Construido entre 1530 y 1548, en su planta baja se realizaban las contrataciones y venta del trigo, mientras que la parte superior se utilizaba para el almacenamiento del mismo, uso que conservó hasta 1919 en que fue convertido en Museo de Bellas Artes y, posteriormente, en Museu Municipal.


Avanzamos por la calle de la Corretgeria (donde está el museo) y desembocamos delante de la Col·legiata de Santa Maria la Major. Conocida también como La Seu, fue concebida como sede catedralicia y empezó a edificarse en 1596 sobre el solar de la antigua mezquita. Su construcción, sin embargo, se alargó hasta el siglo XIX debido a problemas económicos.


Se sabe que la primera piedra del campanario se colocó el año 1796, finalizando en 1877, y mide 69 metros de altura. A éste le debería acompañar un segundo campanario gemelo, según los planos originales, cuya base está oculta. No se sabe cuándo se terminará esta obra inacabada, ni si se finalizará en un futuro.

La Col·legiata de Santa Maria la Major, de dimensiones catedralicias, es de planta de cruz latina con una longitud de 86 metros. Consta de una nave central y dos laterales en las que se abren cuatro capillas en cada una. En área de superficie, iguala a la de Valencia, pero, en altura, es la más grande y voluminosa de toda la Comunidad Valenciana.

La Seu es monumento nacional desde 1931 y basílica menor desde 1973.


Foto: Abariltur - Fuente: flickr


Enfrente de ella se abre la Plaça Calixt III (Plaza Calixto III), conocida popularmente como Plaça de la Seu. A su alrededor se encuentran algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad; entre ellos, el Hospital Major de Pobres (Hospital Mayor de Pobres). Fundado como hospital real por Jaume I en 1244, fue reconstruido en el siglo XV y acabado a mediados del XVI.

La fachada, de piedra, es de estilo renacentista, con puerta principal plateresca y puerta de la capilla en estilo gótico tardío, compuesta por una portada adintelada y un tímpano de medio punto. Destacan también los cuatro ventanales del piso principal y la galería de balconcillos con arco de medio punto que corre bajo el alero.


En 1707, con el incendio de la ciudad, fue necesaria su reforma interior decorando sus salas con arrimaderos de azulejos de la Real Fábrica de Valencia.

Ya en el siglo XX, para adaptarlo a las exigencias hospitalarias modernas, se han llevado a cabo varias reformas: se han practicado múltiples vanos en todas las fachadas, excepto en la principal; construcción de nuevas escaleras interiores, galerías, terrazas y cajas de ascensores, además de nueva tabiquería y pasillos. En 2006, con motivo de la celebración de la exposición «La Luz de las Imágenes» se restauró la capilla para albergar el centro de recepción de visitantes.

Fuente: Wikipedia


Las calles están vacías, no sólo por la temperatura reinante (estamos a finales de julio) sino porque ya es la hora de comer. Antes de hacerlo nosotros, paseamos por la porticada Plaça del Mercat con casas del siglo XVIII.

Actualmente hay un proyecto municipal de que esta plaza sea solo de uso peatonal, pero parece ser que los comerciantes creen que perderán clientes si éstos tienen que aparcar en las calles contiguas.



Después de comer, Mariló y su hermana María Amparo nos acompañan a la estación donde Celia, Enric, la pequeña Ivet y yo subiremos a un tren que nos llevaá de regreso a Barcelona. ¡Lástima!, este día ha sido muy corto...

Me gustaría volver a Xàtiva para contemplar el paisaje que envuelve el yacimiento de la Cova Negra, declarado Bien de Interés Cultural, lugar básico para comprender la prehistoria europea y la vida del hombre de Neandertal.

Quiero sentir el latido de la ciudad antigua. Ver la Esglèsia de Sant Feliu, construida en 1265 después de la conquista cristiana de Jaume I y los numerosos palacios de la nobleza de diferentes épocas. Me encantaría seguir la Ruta del Agua y admirar la Font Reial dels vint-i-cinc dolls (Fuente Real de los 25 caños) o la Font Reial de la Trinitat, que preside la plaza de su mismo nombre; no en vano a Xàtiva se le apoda "la ciudad de las mil fuentes".

Xàtiva es especial. Es ineludible un recorrido pausado por las calles para admirar su espectacular catálogo monumental, fruto del pasado y del presente.

4 comentarios:

  1. De Xàtiva, tret del castell, vam veure poc a la nostra escapada, però el que més ens va agradar va ser la plaça del mercat, segur que per la nit i en cap de setmana a l'estiu hi ha molt bon ambient. Ens quedem amb les ganes de tornar...Abraçada dels tres! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Faré per tornar a Xàtiva a la primavera i gaudir de tot el que no vam poder per manca de temps.
      Abraçades als tres! :)

      Eliminar
  2. Siii...La plaça del mercat està molt ambientada per les nits de cap de setmana, hi ha per a totes les edats... les nits a xàtiva són molt agradables... i està mateixa plaça és el lloc on fan setmanalment el mercat. Aixi que té ambient de dia i de nit...però veure-la com la vàrem veure, sense cotxes i sense gent, va ser realmnet un privilegi que pot vegades es veu. Abraçada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veritablement és molt maca la Plaça del Mercat i si a les nits hi ha bon ambient hi haurem de tornar, oi?
      Abraçada!

      Eliminar

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...