14 ene. 2014

Senegal: Kafountine, Affiniam, Djilapao, Kolda


Quería que mis compañeros de casa conocieran una parte de la región de La Casamance, en Senegal, que ya había visitado en 2007. Así que Ainara, Javi, cuatro amigos y yo, con Abdulay al volante, salimos hacia Senegal.

En tres horas llegamos a Kafountine, alojándonos en un pequeño hotel en la mismísima playa. Tiempo nos faltó en ponernos los bañadores y disfrutar del sol y de las arenas blancas.


Caminando por la orilla, llegamos hasta la playa dónde llegan los pescadores con la pesca del día. No sé si no acertamos bien en la hora o que había poca pesca en esas fechas, pero no fue el espectáculo de luz, color y gente que había visto cinco años atrás.


El siguiente destino fue Affiniam, donde nos alojamos en una curiosa construcción circular, Campament Diaméor Diamé, construido en 1978 con material local de adobe. Cuenta con una infraestructura muy básica; sin embargo, el personal es muy acogedor y amable.

Esta gran cabaña, es un impluvium donde, la parte central, es un estanque para recoger el agua de la lluvia. Este sistema era muy común en los domus (casas antiguas) de los griegos, etruscos y romanos. Los impluvium de la Baja Casamance, están propuestos para incluírlos como «Bien cultural» en la lista del Patrimonio de la Humanidad, desde el año 2005.



Acceso a las habitaciones


Al atardecer subimos a una barcaza (no había más pequeña) que, por el río Casamance, nos llevaría a Djilapao. En mitad del trayecto se paró el motor y una hora más tarde estaba "arreglado". Y en vez de volver al punto de partida, pues ya estaba anocheciendo, decidieron seguir adelante.

Desembarcamos a las nueve de la noche y ayudados con linternas y el flash de las cámaras de fotos, pudimos visitar una casa de planta cuadrada, enteramente de adobe y con techumbre de paja. Una de las cosas interesantes es que todas las estancias están decoradas en altorrelieves, con vistosas imágenes en barro interpretando escenas cotidianas de hombres, mujeres, animales y el trabajo en el campo o los métodos de labranza.



Y llegó el momento de regresar a Affiniam. El que llevaba la barca (no se le puede dar el título de patrón o capitán), navegaba a medio motor, pues había ramajes que sobresalían del agua y, en alguna ocasión, tuvo que esquivar las redes que dejan los pescadores, para recoger su fruto a primera hora de la mañana. Pero no previó en que a esa hora (más de las diez de la noche), había bajamar y el río tenía muchísimo menos caudal. Y embarrancamos.

Se intentó por todos los medios reflotar la barca, pero no fue posible. Desembarcamos. Para ir hasta Affiniam, a unos 2 Km., tuvimos que cruzar un manglar, apenas a tientas, con la luz de algún móvil y el barro llegando, en algunos tramos, hasta las rodillas. Alguien dijo que pusiéramos atención a los pequeños cocodrilos que están durmiendo...


Caras sonrientes antes de empezar el calvario

Y como era de esperar… ¡resbalé!


Ayudándome después de caer al fango. Ahora ya no es sonrisa; es carcajada por la situación.

Nuestro siguiente destino fue Kolda y a continuación subimos hasta Pata, población fronteriza con Gambia, donde fuimos a saludar al gobernador al que había conocido en mi viaje de agosto pasado con Àfrica, Stop Malària y donde tenemos un programa de colocación de mosquiteras.

Alcanzamos la frontera del lado senegalés. El policía de turno no quiso saber nada de que éramos turistas de paso, de que veníamos de casa del gobernador y de que Abdulay había pasado miles de veces por ahí. El tipo, nos hizo bajar a todos -cada uno con su equipaje- y nos pidió, de muy malos modos, que los abriéramos. Abdulay y Javi, le intentaron hacer ver que era una situación absurda. Se entretuvo a mirar pieza por pieza de ropa, los neceseres con sus componentes, los zapatos… ¡Todo bajo un sol de justicia! Y cuando a él le dio la gana, pasada más de hora y media, nos dejó seguir hacia Gambia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...