28 dic. 2011

Persépolis, capital del imperio aqueménide


Son casi las 12 del mediodía. En una taquilla de alquiler de taxis, en el mismo aeropuerto, contratamos uno para que nos lleve a Persépolis (65 Km.), nos espere, pasemos por el hotel a recoger las mochilas, y nos regrese al aeropuerto para atender a la lista de espera de Iran Air.

Suerte que el taxi está provisto de un buen aire acondicionado, pues el calor exterior es sofocante.

Y por fin llegamos a Persépolis (Takht-e Jamshit), capital del Imperio Aqueménide y, desde 1979, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


Después de pagar la correspondiente entrada nos hacen dejar la pequeña mochila donde, entre otras cosas, llevamos la botella de agua. No se puede entrar nada en el recinto y nos dicen que encontraremos fuentes para beber; además, al final del recorrido, hay un bar-restaurante.

El complejo palatino de Persépolis descansa sobre una terraza de 457 x 274 metros, y 15 metros de alto, construido con grandes piedras unidas entre sí sin ningún tipo de cemento. Los materiales con los que se construyó el palacio fueron principalmente madera, ladrillos cocidos y secados al sol, y piedra caliza del lugar.

La construcción fue comenzada por Darío I el Grande hacia 512 a.C., y continuó a lo largo de más de dos siglos. Posteriormente fue ampliado por su hijo Jerjes I y su nieto Artajerjes I.


En 330 a. C., Alejandro Magno, en su campaña de Oriente, ocupó y saqueó Persépolis, incendiando el Palacio de Jerjes, como venganza al saqueo de Atenas por parte de Jerjes I.

Accedemos al recinto por la Escalera de Persépolis o escalera principal. Monumental, simétrica y de dos tramos divergentes que luego convergen, está construida con bloques macizos de piedra cortada y unidos por clavijas. Cada tramo consta de 111 escalones, de 7 m. de ancho, y de 31 cm. de profundidad.


Al llegar a lo alto de las escaleras lo primero que aparece es la Puerta de Todas las Naciones o Puerta de Jerjes (acceso oeste), construida por Jerjes I, hijo de Darío, en el año 475 a. C.


La puerta, de inspiración asiria, está flanqueada por dos colosales esculturas de 5,5 m. de alto. Las figuras son toros alados con torso de hombre, se denominan lammasus.



Parte posterior de la Puerta de Jerjes

Una inscripción cuneiforme está grabada encima de los torosalados, en las tres lenguas principales del imperio (antiguo idioma persa, babilonio, y elamita):

Ahuramazda es un gran dios que creó esta tierra, que creó el cielo, que creó al hombre, que creó la felicidad del hombre, que hizo a Jerjes rey, rey de muchos, señor de muchos.

«Yo soy Jerjes, el gran rey, rey de reyes, el rey de los pueblos con numerosos orígenes, el rey de esta gran tierra, el hijo del rey Darío, el aqueménida.

El rey Jerjes declara: «Gracias a Ahuramazda, yo he hecho este Pórtico de todos los pueblos; hay muchas cosas buenas que han sido hechas en Persia, que yo he hecho y que mi padre ha hecho. Todo lo que ha sido hecho más allá, que parece bueno, todo eso lo hemos hecho gracias a Ahuramazda.

El rey Jerjes declara: «Que Ahuramazda me protege, así como a mi reino, y lo que yo he hecho, y lo que mi padre ha hecho, que Ahuramazda lo proteja también.

Es lamentable ver cómo algunos turistas, con total desprecio hacia estas joyas arqueológicas, han inscrito sus nombre sobre las imponentes figuras de los leones alados y diferentes piedras y columnas, aunque actualmente ya están protegidas.


Procesión real, en el Hadish (Palacio de Jerjes I)

Puede observarse, en una estancia en un lado de la vía, dos cabezas de grifos (en persa shirdal, "león") parcialmente restaurados que parecen no haber estado sobre las columnas, quizás destinados a una construcción ulterior.


Uno de los principales palacios es la Apadana, cuya función era la de servir como salón de recepciones de Darío el Grande. La monumental sala era capaz de albergar a 10.000 personas. La construcción duró mucho tiempo y se supone que debió ser acabada por su hijo, Jerjes I.

Durante las fiestas del equinoccio de la primavera (Año Nuevo o Now Ruz) los monarcas de los estados vasallos venían aquí a ofrecer su tributo anual al Rey de Reyes aqueménida. La fecha del comienzo de su construcción sería alrededor del 515 a. C., según dos tablillas de oro y de plata encontradas en los cofres de piedra insertados en los cimientos.

La Apadana es la más grande y más compleja de las construcciones monumentales de Persépolis. Compuesta por un plano cuadrado de 60,5 m. de lado, consta de 36 columnas de las que 13 están aún en pie, de 20 metros de altura.


Cuando Alejandro Magno incendió Persépolis, el tejado de la Apadana se derrumbó hacia el este, protegiendo los relieves de esta parte del desgaste de casi 2100 años.

Accedemos por la Escalera Este, cubierta por los restos del tejado incendiado de la Apadana. Se divide en tres entrepaños (norte, central, y sur) y en triángulos bajo los escalones.

El entrepaño norte muestra la recepción del año nuevo (Now Ruz) en forma de desfile. Muestra a los Inmortales seguidos por una procesión real.


Triángulos y entrepaño central. Los triángulos están ocupados por relieves que simbolizan el año nuevo: un león que devora un toro. El equinoccio de primavera mostraba un cielo donde la Constelación del León estaba en el cenit, mientras que la de Tauro desaparecía en el horizonte sur.



El entrepaño sur muestra la recepción de personajes que proceden de las veintitrés naciones sometidas, conducidas alternativamente por guías persas y medos.


La La Escalera Norte, fue añadida por Jerjes I para facilitar el acceso a este salón de recepciones desde la Puerta de todas las Naciones. Los relieves de esta escalera presentan los mismos temas que los de la escalera este, pero están más deteriorados.


Tumba de Artajerjes III

La blancura de la piedra caliza hace que reverbere, si cabe, con más fuerza el sol. A pesar de que sobre el pañuelo llevo una gorra con visera y las gafas de sol, ya no puedo dar un paso más: parece que el calor me está derritiendo la suela del calzado.


El palacio de Darío (Tachara), está situado al sur de la Apadana. Construido por Darío I el palacio fue completado luego por Jerjes I, quien lo amplió; luego por Artajerjes III, quien añadió una segunda escalera al oeste.


No han sido aún excavadas todas las estructuras de Persépolis. Quedan dos montículos al este del Hadish y del Tachara, cuyos orígenes siguen siendo desconocidos.

En 1971 tuvieron lugar en Persépolis ceremonias fastuosas durante tres días con motivo de la celebración de los 2500 años de la monarquía. El Sah Mohammad Reza Pahlevi invitó a numerosas personalidades internacionales. El fasto de las ceremonias, que movilizaron más de 200 servidores venidos de Francia para los banquetes, suscitó polémica en la prensa y contribuyó a empañar la imagen del Sah. El monto de los gastos fue evaluado en más de 22 millones de dólares US, y la financiación fue realizada en detrimento de otros proyectos urbanísticos o sociales. Además, las fiestas fueron acompañadas por la represión de los opositores al Sah.

Después de la revolución iraní y con el fin de erradicar una fuerte referencia cultural al período pre-islámico y a la monarquía, el ayatolá Sadeq Jaljalí intentó con sus partidarios arrasar Persépolis por medio de bulldozers. La intervención de Nosratollah Amini, gobernador de la provincia de Fars, y la movilización de los habitantes de Shiraz, interponiéndose delante de los artefactos, permitieron salvar el sitio de la destrucción.

Sin encontrar las fuentes prometidas por el taquillero, hacemos una visión muy general de la inmensidad que tenemos frente nosotros y, 50 minutos después de pisar estas piedras históricas, salimos por dónde hemos entrado.

Yendo hacia dónde nos espera el taxista encontramos un bar y damos buena cuenta de una fresca botella de agua.

Montados en el taxi para regresar a Shiraz, un termómetro nos da una "grata" noticia: 52º

En el aeropuerto no nos dan ninguna esperanza de que podamos embarcarnos hoy. El amabilísimo señor de Iran Air nos reserva plazas en el bus de Royal Safar, que saldrá hoy a las 10 de la noche, haciendo el trayecto en unas 12 horas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...