30 abr. 2010

Keukenhof, el jardín de Europa


En VVV (Oficina de Información Turística), la que está enfrente de la Estación Central de Ámsterdam, compramos el combi-ticket (billete combinado, transporte + entrada: 23 euros por persona). A continuación nos dirigimos a Leidseplein donde cogemos el bus 198, que nos lleva al aeropuerto (el 370 también va); y ahí subimos a otro bus, el 58, hasta el parque Keukenhof, ubicado en Lisse, una pequeña villa cercana a Leiden y no muy lejos del aeropuerto Schiphol de Ámsterdam.


Fue en el transcurso del siglo XV que el parque, parte de la finca del Castillo de Teylingen, sirvió de jardín de subsitencia a la condesa Jacqueline de Hainaut. Allí encontraba los ingredientes para su cocina, lo que explica el origen de la denominación (Keukenhof: jardín de la cocina).


Sobre las 32 hectáreas y en sus alrededores la palabra estrella es tulipán; no en vano los campos que circundan Keukenhof son plantaciones de tulipanes. Éstos se dan en primavera y, aunque el parque abre desde mediados de marzo hasta mediados de junio, el mes de abril es la mejor época para visitarlo.


Una vez dentro, casi no se sabe por dónde empezar. Son numerosos los senderos por los que transitar, con muchos parterres limpios y bien cuidados.


En cualquier rincón, allá donde dirijamos la mirada, disfrutamos siempre las mismas sensaciones visuales de matices blancos, rojos, anaranjados, amarillos, negros..., los tulipanes: una explosión de color, que cada año se da en este maravilloso parque y, entre ellos, también disfrutamos de la belleza de narcisos y jacintos.





Para completar esta grata visita nos acercamos al bonito lago donde cisnes, patos y gansos completan el decorado de algunas de las cientos de fotos que pueden llegar a hacerse. O también al molino de viento, que se puede visitar y subir a la parte superior, desde donde se pueden admirar las grandes plantaciones florales.


Y si con los tulipanes, jacintos y narcisos uno no ha tenido suficiente, en pabellones cubiertos se suceden exposiciones florales a lo largo del tiempo en que el parque está abierto. Visitamos un pabellón donde se celebra un concurso de orquídeas.




A cada cual más original, a cada cual más imposible en sus formas, a cada cual más hermosa... ¡El arte con la naturaleza también es posible!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...