6 dic. 2009

Lo que ha sido el viaje



A veces los viajes cumplen con las expectativas que en ellos se han puesto. En este viaje no ha sido así: se han sobrepasado.

Empezamos fuerte en Kenia viendo los “Cinco Grandes” (león, rinoceronte, búfalo, leopardo y elefante) además de multitud de otros animales.

Continuamos el viaje por Uganda disfrutando del lugar donde se ubica el nacimiento del Nilo, en el lago Victoria. Cruzamos el país, hasta Fort Portal, quedando maravillados de sus paisajes (los más bonitos que hemos visto por la diversidad de ecosistemas).

Salimos de Uganda y llegamos al paso fronterizo de la República Democrática del Congo. Dos horas de viaje nos adentraron en ese infierno: no hay mejor adjetivo para describir lo que allí vimos. Por pistas de tierra y piedra (en el Congo no hay carreteras) y habiendo tenido el primer encontronazo con la policía secreta congolesa, llegamos a Epulu donde vimos a los Okapis; después nos adentramos en la selva y convivimos durante dos días con la tribu de pigmeos Mbuti (fuimos a cazar con ellos): 36 horas anclados en tiempos ancestrales.

Para evitar una zona aún más conflictiva del Congo regresamos de nuevo a Uganda con la intención de visitar el P.N. Queen Elisabeth. No lo hicimos por haber visto ya muchos animales en Kenia, pero sí un paseo en lancha por el Canal Kazinga donde hay una gran concentración de hipopótamos.

Nos despedimos de Uganda y entramos en Ruanda. En las cercanías de su capital, Kigali, visitamos un par de iglesias, testigos mudos del genocidio ruandés: miles de hombres, mujeres y niños fueron asesinados en su interior: cráneos, huesos, ropa y efectos personales dan muestra de lo que allí ocurrió y que en su día clamó al mundo.

Nos dirigimos de nuevo a la República Democrática del Congo: entramos en Goma.

De nuevo otro encontronazo -más fuerte- con la policía secreta congolesa; a partir de ese momento vimos muy limitados nuestros movimientos. No obstante, pudimos visitar un campo de refugiados en las afueras de Goma y ver en primera persona las infrahumanas condiciones de vida en un campamento asentado sobre piedra volcánica; negras, muy negras, las rocas escupidas por el volcán, durante le erupción del 2001, acentúan aún más el dramatismo del lugar.

En los Montes Virunga tuvimos a cuatro metros a los Gorilas: el tiempo junto a ellos no pasaba contemplándolos atónitos, y ellos a nosotros indiferentes.

De los cinco días que pasamos en Goma, uno lo dedicamos a visitar un centro de educación y acogida de niños de la calle y, también, niños soldado.

En barco fuimos por el lago Kivu hacia el sur, hasta Bukavu donde nos esperaba el padre Donato. Si recordáis, es un misionero congolés que intervino en el programa “En Portada” de TVE.

Con él visitamos “su” casa de acogida de mujeres y niñas violadas, víctimas de la guerra. También visitamos el hospital de Panzi, donde cada día llegan nuevos casos, y que acoge a más de 350 mujeres y niñas víctimas de la guerra: violadas, desde ancianas hasta una niña de cinco años pudimos ver.

Otra visita fue a un Centro multidisciplinar dirigido por una monja gallega que lleva en la República Democrática del Congo 50 años. Se encarga de dar educación, trabajo y asistencia sanitaria a gente desamparada y con deficiencias síquicas y físicas.

Ha llegado la hora de dejar el Congo -difícil país para viajar-, que nos ha dejado tocados por lo que hemos visto y por lo que dejamos atrás.

El viaje prosigue, entramos otra vez en Ruanda y nos dirigimos a Butare donde en las cercanías, en Gikongoro, visitamos el Memorial de las víctimas del Genocidio: un antiguo centro educativo donde se refugiaron miles de personas y que resultó ser una trampa: fueron asesinadas de todas las maneras posibles. En distintas habitaciones, dispuestos sobre mesas, yacen los cuerpos momificados de las víctimas. Triste espectáculo para la humanidad, muy triste.

Salimos de Ruanda, el país de las mil colinas y bellos paisajes, y llegamos a Bujumbura, la capital de Burundi. De este país esperábamos otra cosa y nos encontramos con carreteras asfaltadas y un cierto nivel de vida que, suponemos, propiciado por las ayudas internacionales.

Desde Burundi entramos a Tanzania, llegando a Kigoma. Necesitábamos un descanso que nos lo proporcionó los cuatro días que pasamos en el P.N. de Gombe. Aquí vimos los chimpancés, a los que Jane Goodall dedicó gran parte de su vida.

En Kigoma nos esperaba el Liemba, un barco alemán de la I Guerra Mundial que intervino en algunas escenas de la “Reina de Africa”. Durante tres días navegamos por el lago Tanganika, hasta desembarcar en Kasanga. Durante la navegación fuimos testigos de la carga y descarga de mercancías –y personas-, en plena noche, en pleno día, en medio del lago, desde débiles embarcaciones que se acercaban al Liemba. Todo irreal en medio de voces y gritos que parecían emerger de las aguas.

Pero el Liemba nos hizo pagar una penitencia: hemos de cruzar Tanzania y llegar a Zanzibar para acabar el viaje y para ello viajamos desde Kasanga, durante seis horas, en la cabina de un camión junto con el equipaje, para recorrer 80 kilómetros. La siguiente etapa fue un viaje interminable de nueve horas en bus, sin paradas, por pistas, hasta Mbeya. Y la última etapa, también en bus, por carretera de asfalto, de 14 horas parando sólo 10 minutos.

En Zanzíbar disfrutamos de su clima, de sus playas de blanca arena y de sus aguas cristalinas. Nos gustó Stone Town, la capital: en ella conviven diferentes culturas, y con razón fue declarada Patrimonio de la Humanidad.

El relato detallado, las fotos, las anécdotas y las sensaciones se publicarán próximamente.


23 comentarios:

  1. Mercè, benvinguda!

    Quin viatge! Ja ens ho explicaràs amb tots els detalls.

    Petons!

    ResponderEliminar
  2. Qué viaje más bonito Ma Mercè! Esperaré tus relatos sobre cada lugar que has visitado! Felicidades por el viaje! Hasta Pronto!

    ResponderEliminar
  3. Mercè bienvenida!!! te he extrañado muchísimo.

    Que han recorrido lugares, experiencias tristes y de las otras, el pesebre viviente!!!

    Una semana bonita y mis besos!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Bienvenida!!
    Celebro tu vuelta.

    Nos has dado pinceladas de tu viaje y asisto con horror donde los más débiles, niñ@s y mujeres, han sido fruto de las explotaciones más perversas del hombre. Así, en masculino.

    Deseo que cuando cierres los ojos te dejes guiar, no por la rabia y la frustación, sí por la sonrisa de esas personas que poco a poco mitigarán su drama.

    Petons!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Joan...

    Bé, ja us he fet una "avançada" aquest matí, però això no vol dir que ja no llegireu el meu relat, oi?

    Petons!!

    ResponderEliminar
  6. Belle&Sebastian...

    Una vez más gracias por pasar por aquí y dejar un comentario, que siempre va bien saber la opinión de tus lectores.

    Te espero en las próximas entradas del relato.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Graciela...

    Siempre con tus palabras llenas de aliento!

    Un abrazote para vos!

    ResponderEliminar
  8. May...mi querida May...

    No sabes cuán difícil es poder cumplir con tu deseo, al menos de momento. Está todo muy reciente...

    Gracias por darme la bienvenida. No sé si tú ya has "vuelto", pasaré por tu blog cuando tenga un ratito.

    Una forta abraçada!

    ResponderEliminar
  9. Mercè, leí con atención este primer pantallazo de lo que fue el viaje de estos meses y tengo que decir que estoy impactada por lo que contás del Congo (sobre todo lo de ese país), creo que tuviste una experiencia muy intensa y muyyyyyyyy fuerte, no es de extrañar que necesites tus tiempos para aclimatarte a la vida cotidiana en tu país. Me imagino que sos otra persona después de esta experiencia, más sabia y más rica en humanidad, me alegro de que hayas concretado este viaje tan anhelado y espero con ansias los detalles de tu historia, un beso enorme, se te extrañó un montón por estos pagos, sí? siempre te tengo presente y es una alegría volver a leerte. Besos!!

    ResponderEliminar
  10. Mercé, benvinguda!!!Quin viatge en tots els espectes, seguiré lleguint el que escrius, una gran i forta abraçada amb tot el meu carinyo.
    Patricia

    ResponderEliminar
  11. Valeria...

    En este texto sólo he puesto unas pinceladas de lo que fue el viaje y sí, el Congo nos marcó profundamente tanto a nivel personal como emocional.

    Un besazo para mi querida argentinina!!

    ResponderEliminar
  12. Patrícia...! Ets qui m'imagino? Què fas amb un blog buit? Ja pots començar a omplir-lo i així tindré un nou compromís de lectura.

    Una abraçada!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Mercè, qué alegría que ya estés de vuelta, me parecía que era el día 4 cuando volviais pero no me había pasado todavía por aquí

    He leido las pinceladas del viaje y, la verdad es que..... impresiona bastante y eso que solo son pinceladas, así es que por aquí me tendrás leyendo todo tu relato en profundidad, aunque supongo que necesitarás un tiempo para poder interiorizarlo todo

    Me alegro mucho de tu vuelta, besos, un fuerte abrazo, y ya hablaremos

    ResponderEliminar
  14. És increible que en el temps que vivim, hi hagi països que enara no hi hagi carreteres, entre altres coses.
    Quan un no es mou del voltant de casa, és dificil imaginar tot aquest mon.
    Quant paso pel tu blog, em venen moltisimes ganes de seguir els teus passos.
    Conèixer cultures, vivències diferents, ha d'enriquir molt.

    ResponderEliminar
  15. Soqui, cielo, gracias por tus palabras de bienvenida.

    Sí que hablaremos! Tengo muchas cosas que contar, muchísimas.

    Un enorme beso!

    ResponderEliminar
  16. Hola Imma, benvinguda al blog!

    És bó saber que "els civilitzats" no som els únics que vivim a la terra, i que potser no gaire lluny de casa nostra, encara hi ha gent que hi viu sense corrent elèctric o sense cobertura de mòbil.

    Salutacions i espero veure't per aquí.

    ResponderEliminar
  17. Poc a poc bonica... Ja veig que aquest ha estat d'aquells viatges que esculpeixen el cor...Semore són dones i nenes le víctimes dels grans horrors... Realment no he d'abadonar mai el camí de l'esperança, encara que costi tal i com est+a el món.
    Quan agafis el ritme tenim un cafè pendent.Petons i força,

    Montse

    ResponderEliminar
  18. No me extraña que haya superado todas las espectativas, espero que nos cuentes todo con detalles.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Montse, estimada!

    He trobat a faltar ls teves paraules...els nostre intercanvi quasi diari de paraules.

    Farem el cafè. I tant!!

    Petons....

    ResponderEliminar
  20. Hola M. Eugenia,

    Ten por seguro que voy a escribir al mínimo detalle. Se han de explicar cosas que parece que se hayan querido olvidar.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  21. No me canso de leerte y me quedo con ganas de más...
    Mientras te leía puedo imaginar como has tenido que sentirte ante tantas emociones, vivencias, experiencias tan intensas como contradictorias. Me gustaría mucho poder hacer este viaje algún día y sentirlo en primera persona.
    Sería increíble que algo hubiese cambiado para mejor.

    Gracias por compartirlo, MªMercè y bienvenida de nuevo.

    Una forta abraçada.

    ResponderEliminar
  22. Vanetai...

    Lo que está escrito sólo son unas pinceladas del relato que iré publicando, si puedo, semanalmente.

    Gracias por seguirme.

    Abraçades i petons per a tu.

    ResponderEliminar
  23. Mª Mercè:
    Me pediste que te dejara comentarios, y he querido empezar por aquí, por el resumen del viaje.
    Hace unos días ya que lo había visto.
    Pero es que, como te dije, me quedo abobada mientras leo...
    Lo cuentas de una manera tan expresiva y clara que te hace "entrar" en ésos lugares mientras vas leyendo.
    Y, de paso, aprovecho para ir buscando sobre la marcha más información sobre todos esos lugares.
    Aquí me impresionó mucho el "Memorial" de Gikongoro...
    Encontré en el blog de otra viajera unas imágenes que revolvían el alma, y el espíritu...
    Las momias dispuestas encima de las mesas, como centros decorativos... ¡Con niños, además!...
    ¡¡Terrible pensar por lo que tuvo que pasar esa gente, esas personas como nosotros!!...
    Menos mal que esas imágenes se compensan un poco con las de los chimpancés, los paisajes...
    Tardaré un pokito en irte dejando mis "huellas", me estoy leyendo muy a fondo todo el relato de tu viaje, y me gusta recrearme en él... A pesar de las adversidades fronteriles y demás que pasásteis.
    Pero, como siempre... Tengo que darte mis más expresivas GRACIAS por dejarme/nos compartir tus experiencias...
    Mi pesar es siempre el mismo: No poder acompañarte "físicamente".
    GRACIAS, Mª Mercè!!
    Muchos besos llenos de cariño y gratitud.
    ¡Nos iremos viendo!

    ResponderEliminar

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...