13 jun. 2009

Yanque - La Cruz del Cóndor - Maca


Antes de las seis de la mañana seguimos con la excursión contratada en Arequipa; el microbús nos recoge para ir hacia el Mirador de la Cruz del Cóndor donde, si hay suerte, veremos el majestuoso vuelo del cóndor.

En el Valle del Colca han ocurrido una serie de circunstancias que han modelado su perfil geográfico, desgastando y modificando el valle a través de las diversas eras geológicas, hasta llegar a formar su paisaje actual.


Durante el virreinato de Perú el Valle del Colca era una de las zonas más importantes; tanto es así, que Pizarro encomendó a su hermano Gonzalo que se estableciera en Yanque, para ejercer el control del valle. En aquel tiempo aquí habitaban más de 60 mil personas dedicadas a la producción agrícola, especialmente de maíz y papa, con lo que se garantizaba la alimentación de una gran población y por lo tanto un área estratégica.

Yanque está a unos 10 km de Chivay. Visitamos la Iglesia de la Inmaculada Concepción, bella muestra del barroco mestizo, cuya construcción data de 1690. Dicen que tiene la más hermosa portada de los templos del Valle del Colca.




El río Colca, cuenta con más de 130 km de recorrido, en dirección SO-NE; nace en los Andes y drena sus aguas en el Océano Pacífico. En la mayor parte de su trayecto el río es encajonado en un valle profundo, limitado por cadenas montañosas interandinas. El valle, propiamente dicho, empieza donde el espacio cultivable de sus márgenes se vuelve más ancho.

En 1981, una expedición polaca, después de estar internados 33 días dentro de cañón, midió con aparatos de poca precisión y estimaron que el Cañón del Colca tenía 3250 metros de profundidad.

En la última expedición realizada, en el año 2005, se reveló que en la zona adyacente a la localidad de Quillo Orco, en el distrito de Huambo, la profundidad alcanzaba 4160 m en el lado norte y 3600 metros en el lado sur, siendo así el segundo Cañón más profundo del mundo después del Cañón de Yarlung Tsangpo en China, que mide 5590 m.

La formación del Cañón del Colca se dio aproximadamente en las etapas tectónicas andina y quechua; es decir, en los últimos 150 millones de años. Pero su proceso de profundización se debe a varios factores como el crecimiento de la Cordillera de los Andes, desglaciaciones durante el Cuaternario y principalmente por los procesos erosivos causados por el río Colca. La formación del primitivo Cañón debe haberse iniciado aproximadamente hace unos 10 millones de años atrás, pero su forma actual corresponde probablemente al último millón de años, es decir al Cuaternario.

(Texto de la Wikipedia)

Llegamos al Mirador de la Cruz del Cóndor. El camino pasa al filo del cañón; abajo discurre el río Colca a una profundidad de 1200 metros, mientras que la montaña del frente, llega a medir 3100 metros de altura.


Estoy admirada por la profundidad del cañón. Hablamos en voz baja, para que no nos oigan los cóndores.

Pasa más de una hora. Estamos a punto de desistir, pues nos han dicho que, normalmente, se dejan ver hacia las ocho de la mañana y ya son las nueve.

Y por fin llega el clímax de esta excursión. Desde el fondo del cañón se ve un cóndor que remonta hacia donde nos encontramos. Pasa sobre nuestras cabezas y se pierde tras la montaña que hay a nuestra espalda. Así hasta tres ejemplares durante una hora.



El Cóndor de los Andes (Vultur gryphus), es reconocido como el ave voladora más grande y pesada del planeta. Los adultos llegan a medir hasta 142 cm de altura, y entre 270 y 330 cm de envergadura; los machos pesan de 11 a 15 kg y de 8 a 11 kg las hembras.

Es una de las aves que vuela a mayores alturas; en realidad, no vuelan porque no baten las alas. Se dejan llevar por las corrientes térmicas ascendentes verticales de aire cálido, para poder trepar con relativa facilidad los 7000 metros. Planean cientos de kilómetros el territorio casi sin mover las alas extendidas.


Es una experiencia que difícilmente olvidaré.

El Valle del Colca es un lugar que parece detenido en el tiempo, con pueblos creados en el siglo XVI dispersos en toda el área. Estos pueblos, habitados por los descendientes de los collaguas y cabanas (dos etnias que habitaban a lo largo del río Colca), son poseedores de una gran historia y tradiciones que han perdurado a lo largo de los años.

El nombre «Colca» se refiere a los pequeños agujeros que hay en las paredes de las montañas, tanto en el valle como en el cañón. Estos agujeros se utilizaban, en la época preincaica e incaica, para almacenar comida y las diferentes cosechas andinas. También se utilizaban como tumbas de personas importantes.


De regreso a Arequipa visitamos diferentes pueblitos de la zona, entre ellos Maca, cuya Iglesia de Santa Ana, ha sido restaurada por la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo).



Tras una minuciosa labor de diez años, España ha recuperado un pasaje clave de la historia de Perú con la restauración de las iglesias barrocas del Cañón del Colca, lo que ha contribuido a frenar el saqueo de obras de arte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...