23 jun. 2009

Cusco (Cuzco II)


Descendiendo del Barrio San Blas recorremos diversas calles, donde muchas casas están encaladas y con pequeños balcones de madera, pintados en diferentes colores.


Y llegamos a la calle Hatun Rumiyoq, en la que se encuentra el muro de lo que había sido el Palacio del Inka Roq'a ; actualmente es el Palacio Arzobispal.


En el centro del muro está la piedra de los doce ángulos, tallada de tal manera que posee doce ángulos que le facilitan calzar con exactitud con las demás piedras colindantes, que forman el muro.


Hay piedras que pertenecen a la época del Imperio Incaico, así como de la época colonial y otras superposiciones de la época republicana. Es un fiel testimonio de la historia de Cusco, desde los incas hasta nuestros días.

Como anécdota comento que, mientras estábamos frente el muro intentando hacer fotos, cuatro jóvenes cuzqueños se nos acercan y, de muy malos modos y con voz en alto, nos increpan -al oír que hablamos en castellano- acusándonos de que éramos culpables de todo el daño que habían hecho los españoles en Perú y América Latina, en general.

Y que, además de que "habíamos" (nos iban señalando) matado a sus ancestros y robado todo el oro y la plata de sus minas, éramos unos inútiles por no saber hacer una obra como la piedra de los doce ángulos.

Evidentemente intenté "defenderme", pero no hubo manera de que me escucharan.

Una de las congregaciones religiosas más antiguas de la ciudad de Cusco es la Orden de los Mercedarios. La fundación de la Iglesia y el Convento de La Merced data del año 1535. La iglesia tiene dos puertas de ingreso, siendo la principal la que da hacia la Plazoleta Espinar. Posee además un solo campanario de estilo barroco cuzqueño. Los arquitectos fueron españoles, pero fue totalmente trabajada por alarifes quechuas.


Pasamos frente la casa del Inca Garcilaso de la Vega, construida sobre un muro inca; singular ejemplo de la arquitectura virreinal. En la actualidad es sede del Museo Histórico Regional.

Nacido el 12 de abril de 1539 en Cusco, Garcilaso fue hijo del capitán español Sebastián Garcilaso de la Vega y Vargas y de la princesa cusqueña Isabel Chimpu Oqllo, hermana del Inca Huayna Qhapaq.


Fuente: cuscoperu.com (por no disponer de ella)

Habitó esta casa hasta 1560, año en que partió definitivamente a España donde falleció el 22 de abril de 1616, a los 77 años de edad. Fue sepultado en la Capilla de las Ánimas de la Mezquita Catedral de Córdoba. El 25 de noviembre de 1978 el Rey Juan Carlos I de España hizo entrega, al arzobispo y al alcalde de Cusco, de una urna conteniendo parte de sus cenizas que reposan actualmente en la Catedral de Cusco.

Está oscureciendo. Son las 18:30 h y regresamos a la Plaza de Armas, donde la iluminación nocturna realza su belleza.



Las casas y plazas más grandes se distribuyen por el centro de la ciudad, mientras que los barrios más humildes trepan por las colinas dando el aspecto de un enjambre de celdillas cuadradas, coronadas por una gran imagen del Cristo Blanco de Saqsawayman, con los brazos extendidos como si quisiera abrazar a todos los cuzqueños.



Después de desayunar seguimos con la visita de la ciudad. Es domingo y en la Plaza de Armas hay un desfile de alumnos de los colegios, acompañados por bandas de músicos.


Luego hacen acto de presencia un centenar de indígenas portando una pancarta en la que se lee: " Asociación de afectados por la violencia política – Cusco". Nos explican que piden la dimisión de la Sra. Alcaldesa, por irregularidades en la gestión del Ayuntamiento hacia las comunidades indígenas.


Desde la calle Mantas y siguiendo por la calle Márquez llegamos hasta el Arco de Santa Clara, construido en 1558, lugar que marcaba el fin de la ciudad y el comienzo de los barrios de los indígenas.



Pasamos frente al Convento de Santa Clara, rama femenina de la orden franciscana, fundado en 1551 y desembocamos en la Plaza San Pedro, donde están haciendo una muestra de artesanías, dulces confeccionados con harina de coca y libros de diversa temática.


El Cusco fue una de las regiones del Virreinato con mayor población indígena. Se vio afectada por las enfermedades europeas que acompañaron a los conquistadores y por la disposición que obligaba a los indios a trabajar en condiciones inhumanas en la mina de Potosí.



Las "Parroquias de Indios" fueron creadas por la Corona con el fin de reorganizar a los grupos nativos bajo un nuevo esquema que les permitiera evangelizarlos, "civilizarlos", y cobrar el tributo de una manera más eficiente. De ahí la gran cantidad de estas impresionantes "parroquias de indios" que hay en Cusco, y que han sobrevivido hasta nuestros días como testimonio de su riqueza y el sorprendente talento de sus artífices.


El Mercado Central, diseñado por Gustave Eiffel, está abierto y entramos. Aquí se vende de todo, desde comidas a artesanías pasando por ropa y zapatos.

En el centro hay una especie de patio de comidas, donde hacen comidas típicas. Me tomo un buenísimo café con leche bien caliente, pues el día está nublado y frío.


Descendemos por la calle Santa Clara y recorremos diversas calles donde admiramos las diferentes construcciones coloniales, que hay por doquier en Cusco, con los balcones de madera.



Por la tarde regresamos a la Plaza de Armas, donde hay una exhibición de danzas populares.



Nos despedimos de esta bella ciudad; hemos de seguir ruta hacia el norte del Perú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...