2 mar. 2009

Matagalpa - Jinotega


Acabamos de llegar a Matagalpa. Estamos alojados en el Hotel Alvarado, céntrico, pequeño, muy limpio, y regentado por un matrimonio -médicos retirados los dos-, que también tienen una farmacia justo al lado.


El trayecto hasta aquí ha sido largo y tedioso, pero recompensado por las magníficas vistas de esta región montañosa, con espesos bosques y plantaciones cafetaleras.

De buena mañana hemos subido a un autobús, en León, que nos ha llevado hasta San Isidro. Y de ahí otro que nos ha traído a Matagalpa, pasando por Sébaco, población famosa por sus cebollas dulces, que venden por todo el país.


Este último recorrido ha sido el más pesado pues, además de la infinidad de paradas para subir y bajar pasajeros y vendedoras de diferentes productos, ha subido un predicador que ha estado hablando mucho rato, con voz muy desagradable y chillona, diciendo un montón de contradicciones que hacían que me revolviera en mi asiento.

Matagalpa, es una de las ciudades más grandes de Nicaragua con algo más de 100.000 habitantes. Situada en la ribera del río Grande, está rodeada por verdes y altas montañas. Uno de los picos más importantes de la Cordillera Apante es el Cerro Buena Vista, que alcanza los 1442 m.

El término matagalpa se usa también para la denominación de la propia etnia.

Durante la conquista de Nicaragua por parte de los españoles, en 1525, éstos invadieron las tierras de los indígenas matagalpas.

Los matagalpas se destacaron siempre por ser muy aguerridos y fueron los primeros en dar combate frontal a los españoles cuando, Francisco Hernández de Córdoba, Hernando de Soto y sus tropas, quisieron penetrar en su territorio al noreste de Telica. Se produjeron numerosos levantamientos, especialmente debido al mal trato que los corregidores españoles daban a la población.

(Texto de la Wikipedia)

En Matagalpa es de destacar la Catedral de San Pedro. De estilo neoclásico, fue construida en 1874 por los jesuitas. Es la tercera más grande de Nicaragua.


Un autobús nos lleva a Jinotega, distante unos 30 kilómetros; pero debido al mal estado de la carretera con grandes socavones, hemos tardado un poco más de una hora.

La población está situada en un valle rodeado de espectaculares montañas. Es la región de mayor altitud de Nicaragua, con clima subtropical húmedo -de mucha nubosidad- y bellísimos paisajes.


El primer descubridor en llegar a sus cercanías fue el misionero mercedario español Fray Lázaro de Guido hacia 1530, que invitaba a los indios a bajar al valle de Sébaco donde les evangelizaba.


En la medida que pasa el tiempo la Iglesia Catedral San Juan, con dos siglos de existencia, se ha convertido en un monumento hermoso para los habitantes de Jinotega.

En este sitio existió la primera iglesia de la ciudad: una pequeña ermita construida con materiales rústicos y techo de paja que fue posteriormente sustituida con un edificio más duradero, terminado en 1805.


Asaltada por grupos indígenas en varias ocasiones, la actual iglesia fue elevada a rango de catedral en 1983 cuando se realizó una definitiva restauración.

Paseamos, bajo un sol de justicia, buscando dónde comprar café, ya que es el más bueno y famoso de la región, por eso se la llama "La Capital del Café en Nicaragua".


El departamento de Jinotega produce el 65% del café a nivel nacional; un café de alta calidad gracias a las condiciones agroecológicas óptimas para el cultivo, el cual es exportado a: Europa, Rusia, Canadá y Estados Unidos; siendo Jinotega también productor de cacao.


Lo hemos comprado, buenísimo -previa cata diferentes variedades-, en UCA Soppexcca (Unión de Cooperativas Agropecuarias).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...