18 sept. 2008

BORNEO (II): Kota Kinabalu (II), Sandakan, Sepilok


Anterior: BORNEO (I): Kota Kinabalu (I) - SULTANATO DE BRUNEI


Día 30.- Por cuestiones logísticas de transporte, procedentes de Brunei, estamos de nuevo en Kota Kinabalu.

Hoy, día de transición en KK, lo dedicamos a perdernos por los alrededores del alojamiento hasta la noche, donde cenamos en el puerto Jesselton, junto a las aguas del Mar del Sur de China.



Hasta ahora todo lo que hemos visto en Borneo nos está gustando, tanto por el paisaje como por la gente.

Día 1 de Mayo.- Siete horas de bus son las que han pasado desde que salimos de Kota Kinabalu hasta llegar a Sandakan, cruzando enteramente el Estado de Sabah.


El paisaje que nos ha acompañado durante el trayecto ha sido de pura selva a ambos lados de la carretera, hasta que -en un momento dado- ha cambiado radicalmente con plantaciones de palmeras de aceite. Kilómetros y kilómetros de palmeras han llegado a saturarnos y disgustarnos. Esto ya no nos gusta.

Hace años, el gobierno concedió licencias al sector privado -el gobierno también es accionista- para explotar la industria de aceite de palma cuyos usos son: cocina, perfumería, medicinal, etc. En la actualidad el gobierno, ante tal despropósito, no concede más licencias; pero el mal ya está hecho: el 40% del Estado de Sabah, cientos de miles de hectáreas, son plantaciones de palmeras.

Sandakan, situada en la parte nororiental de la isla de Borneo, nos parece una ciudad pobre, sucia y a primera vista algo insegura. Invadida por comerciantes chinos que venden toda clase de mercancías de ínfima calidad.

Nuestro alojamiento, Sandakan Backpackers, está ubicado en el frente marítimo del Mar de Sulu: un área en fase de restauración que está llamado a ser el centro neurálgico de la ciudad por los establecimientos de comidas que ahí existen, así cómo porque se aprecia mayor seguridad.

Día 2.- El Sandakan Memorial Park, a 11 Km. de la ciudad, está en el sitio original donde los japoneses ubicaron un campo para sus prisioneros, británicos y australianos, durante la II Guerra Mundial. Este Memorial está dedicado a los hombres que perdieron la vida en las llamadas Marchas de la Muerte -hubieron tres- de Borneo, durante las cuales llegaron a morir, tras marchar 260 kilómetros a través de la selva hasta Ranau, unos 2500 prisioneros en total; sólo lograron salvarse, porque se escaparon, 6 de ellos; y fue al final de la Guerra.


Un pequeño museo, en el centro del parque, proporciona una extensa información, mediante paneles explicativos, acerca de las atrocidades que allí ocurrieron.

Después de leer la vida y la muerte de los prisioneros de este campo, salimos impresionados.

En la montaña que rodea Sandakan está la casa donde vivió Agnes Newton Keith (1901-1982), escritora americana que vivió en Sandakan desde 1930 hasta 1942 y durante los cuales escribió el libro titulado Land Below The Wind (La tierra bajo el viento).

Tras un corto paseo, subiendo la carretera principal y tras coger un desvío a la derecha estamos frente a la casa, un edificio de madera que destaca por su diseño; fue destruida durante la II Guerra Mundial y después reconstruida de nuevo. No la visitamos, ya que hay que pagar entrada para ello, nos conformamos con ver el exterior.


Una vez en la cima de la montaña, con vistas sobre Sandakan, no queremos perdernos la oportunidad de comer en el famoso English Tea House, justo al lado de la casa de Agnes N. Keith. Comida occidental en un relajante jardín y con servicio extraordinario. El precio es occidental y también “extraordinario”.


Día 3.- El Santuario de los Orangutanes, en Sepilok, a 25 Km. de Sandakan es donde rehabilitan a los orangutanes bebés, que han quedado huérfanos o los que han llevado una vida en cautividad, antes de devolverlos a la selva. Los visitantes podemos ver como son alimentados -los cuidadores, sobre una plataforma, les dejan la comida-, a unas horas predeterminadas: a las diez de la mañana y a las tres de la tarde, por espacio de unos treinta minutos. Desde el momento que se acaban la comida, desaparecen yéndose al interior del parque.



Visto a los orangutanes comer y paseando por los senderos del parque e incluso en la misma plataforma donde hemos estado, podemos ver varias especies de macacos que libremente andan por allí, incluso se acercan a los visitantes.


De nuevo en Sandakan, visitamos el interesante, colorido, enorme y surtido de toda clase de productos inimaginables, Central Market.




Siguiente: BORNEO (III): Isla Selingan, Sukau, Cuevas Gomantong


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...