25 ago. 2008

Sucre, la ciudad blanca


Estando en Potosí habíamos previsto ir al Salar de Uyuni, que son unas siete horas de viaje. Pero esta noche mi compañero no ha podido dormir, pues se ahogaba al faltarle oxígeno debido a la altura a la que estamos. Otra vez el sorochi, en este viaje, hace su aparición.

Así que hemos cogido un autobús que nos ha llevado a Sucre, declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1991, y está a menos altura que el Salar de Uyuni (2.750 msnm frente a 3.663 msnm).

Ya en la ciudad y una vez resuelto el tema del alojamiento -frente al mercado-, hemos ido a conocer lo mucho que la antigua capital de Bolivia ofrece.



Catedral

La ciudad fue también conocida como Choquechaca, nombre originario del pueblo charca, hasta 1538.

Antes de la llegada de los españoles, la ciudad de Choquechaca tenía autonomía propia con respecto al Imperio inca (los charcas fueron el único pueblo que no pagó el rescate del cautivo Inca).

Fue capital plena y constitucional, sede de los tres poderes del Estado (ejecutivo, legislativo y judicial) hasta la Guerra Civil de 1898, cuando la derrota chuquisaqueña permitió a los paceños transformar a La Paz en sede de facto del ejecutivo y legislativo hasta nuestros días.

Cuando Napoleón ocupó España entre 1808 y 1814, los chuquisaqueños concluyeron que «ni el Imperio es tan fuerte como se creía, ni las colonias tan dependientes como se pretendía» y decidieron tomar el camino de la libertad bajo la estrategia de desconocer toda autoridad que no sea la del monarca cautivo e incomunicado en Bayona (Francia). Es lo que se conoce como el Primer Grito Libertario de América (la revolución de Chuquisaca, un 25 de mayo de 1809).

El 6 de agosto de 1825, tras 15 años de lucha sangrienta, firmaron en el aula magna de la Universidad de San Francisco Xavier de Chuquisaca, fuertemente impregnada de los ideales de la Ilustración, la Constitución de la nueva República, Soberana e Independiente.


Acta de Independencia

Un año más tarde, Sucre fue oficialmente designada como capital del estado.


Palacio del Gobierno Autónomo Departamental de Chuquisaca y ex-Palacio del Gobierno Nacional de Bolivia

Sucre es una ciudad muy bonita desde el punto de vista de la arquitectura colonial que aún se conserva en buen estado. También por el nivel cultural y económico que se observa, quizás por la cercanía con Santa Cruz, la capital económica de Bolivia.


En la actualidad, aunque la sede de gobierno se encuentra en La Paz, Sucre es la sede del poder judicial de Bolivia y debido a eso nos ha llamado la atención una calle dedicada exclusivamente a los abogados donde hemos podido ver bufetes, uno al lado del otro, que se podían ver desde la calle, dónde sólo hay una mesa y un señor que se supone es el abogado, esperando a la clientela.


Visitamos la Casa de la Libertad, lugar donde fue declarada la independencia de Bolivia y donde también hay un museo en el que se pueden ver documentos y armas de la época de la colonización.





Con tanta Historia en esta ciudad no podíamos dejar de lado a la Universidad Mayor, Real y Pontificia de San Francisco Xavier, fundada en 1624 (mucho tiempo antes que Harvard), que da a Sucre un toque educado y cosmopolita. Esta universidad es una de las más prestigiosas del país.




Claustro-Patio

Entramos en el Monasterio de Santa Clara, un convento-museo regentado por monjas de clausura y que, previo pago de la entrada, podemos ver reliquias y cuadros de gran valor.




Por cada foto que sacamos la monja que nos guía nos pide unas monedas (a parte del importe ya pagado en la entrada), hasta que llegamos a un órgano; antiquísimo: un tesoro. Luce un cartel en el que dice que se prohíbe tocar y hacer fotos. No sabemos cómo, pero la monja -quizás porque estamos solos- se sienta y toca una pieza barroca en exclusiva para nosotros. Ha sido una experiencia sublime.


El Convento de San Felipe de Neri, fue construido en el siglo XVII. Es la expresión ostentosa del poder de la Iglesia católica en la floreciente sociedad americana. El claustro es el más interesante de Chuquisaca: de dos cuerpos con arco de medio punto que descansan en macizos pilares.


Y, finalmente, vamos al Monasterio de La Recoleta o Santa Ana de Monte Sión , fundado en el año 1600 por los franciscanos y levantado en los extremos de la ciudad, a las faldas del Cerro Churuquella.

Frente a la iglesia, se encuentra la amplia plaza que fuera testigo de la Fundación de La Plata (Sucre) donde, orgullosamente, se alza una hermosa fuente.


Desde donde está situado, se puede apreciar el imponente panorama de la ciudad realzado con los techos de las casas coloniales, todos con teja de cerámica rojiza y de numerosas Iglesias, construidas durante la colonia.


En Sucre se resume la historia misma de Bolivia, desde sus orígenes más antiguos hasta nuestros días, en su lucha incesante por la libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...