25 ago. 2008

SIRIA (III): Hamma, Crak des Chevaliers, Alepo


Anterior: Jordania (II): Ruta hacia Petra, Petra


Día 24: Jordania/Siria.- A las 8:30 de la mañana el bus, que ha de llevarnos a Amman, para delante de nuestro hotel, en Petra. Una vez en Amman cogemos un taxi indicándole al taxista que nos lleve a la estación de buses para Damasco. Nos deja en una que no es. Un montón de taxistas nos ofrecen sus servicios diciéndonos que hoy no hay buses. Como no lo creemos seguimos investigando. Al final, mi compañero, recuerda haber leído que JETT viaja a Damasco, un taxista nos lleva hasta las oficinas. Efectivamente, ellos si van.

Llegamos a Damasco al atardecer y en vez de quedarnos en la ciudad decidimos, sobre la marcha, continuar viaje a Homs, ciudad que pensamos utilizar como “parada técnica”. Compramos billete hasta allí. Llegamos de noche. Como queremos estar dos días en Hama, y no estamos cansados, en la misma estación de Homs decidimos seguir hasta Hama. En total hemos estado 12 horas viajando en diversos buses.

Día 25.- Por la mañana, temprano, salimos a ver las norias y es nuestra mayor desilusión: están paradas, pues no hay agua. El río que pasa por allí, el Orontes, huele mal y tiene poco cauce. El mayor atractivo de Hama nos defrauda.


Dicen que segundas partes, nunca fueron buenas. Y es lo que me está pasando hoy. En 1988 –cuando estuve por vez primera en Siria- el río Orontes discurría con tanta fuerza, que hacía mover estas grandísimas norias de madera, emitiendo un peculiar crujido. Los niños se subían a sus palas y cuando estaban a bastante altura, se lanzaban al río.

Mapa en mano, paramos un taxi para que nos lleve al Krac des Chevaliers (Castillo de los Caballeros). No hay manera de entenderse: sólo hablan árabe y no comprenden el mapa. Uno de los taxistas parece que nos entiende y dice que sí, que nos lleva y nosotros insistiendo que si sabe adonde queremos ir. Da a entender que sí. Iniciamos la ruta y pregunta por primera vez cuál es el camino para ir. Le indican una ruta que no es la mejor. Llega a preguntar hasta 40 veces y como va muy perdido conduce a marcha lenta. No obstante, esta ruta por el interior no ha estado de más ya que hemos podido ir viendo pueblitos de la Siria profunda por donde íbamos pasando y que contrastaban por las chicas que iban vestidas muy occidentales comparadas con las de la capital, Damasco. Solamente hemos estado una hora para visitar la fortaleza, debido a la lentitud del taxista.

El Krac des Chevaliers (Qalaat al Hosn, en árabe) es una gran fortaleza templaria, construida a principios del S.XII sobre un montículo a 650 metros, para albergar a los cristianos -unos 4.000-, que luchaban contra los árabes en los 200 años que duraron las Cruzadas.



La iglesia, comedores, estancias, salones, letrinas, silos, la fosa... conformaban un nido de águila muy bien equipado y protegido del exterior.





En días claros, desde uno de sus torreones, es posible divisar las tierras del Líbano. En el año 2006 entró a formar parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad incluido por la UNESCO.

Cuando lo visité en 1988 ya me impresionó el buen estado de conservación que tiene. Ahora, he vuelto a rememorar la posible vida que, entre sus muros, habían llevado los cristianos. Parecía que en sus salones podías ver las largas mesas dispuestas con sus manjares, sus comensales y los músicos y que en cualquier rincón de los patios, podías oír el griterío de los niños jugando a canicas. Y entonces me surgió la emoción o, quizás, la tristeza al recordar las dramáticas batallas que allí se sucedieron contra los árabes.


Guerra de Siria y bombardeos (2012-2013)

Hasta la segunda década del siglo XXI, el castillo subsistía notablemente bien conservado y era objeto de atracción turística, pero durante la llamada “Guerra de Siria” ha sido el centro de numerosos combates, sobre todo entre los años 2012 y 2013. A raíz de ello, sus murallas han sufrido daños de diferente consideración por ataques con morteros, cohetes y armas automáticas de diferente calibre.

A lo largo de 2013, los rebeldes han usado el castillo como base militar, lo que ha hecho que el gobierno mantenga potentes bombardeos hacia el castillo. El pasado mes de julio, fue dañado considerablemente, durante el ataque aéreo al sitio de Homs por tropas leales al gobierno.
Durante el regreso a Hamma, mi compañero le dice en inglés al taxista, que nos lleve a la estación de autobuses para ir a Aleppo (Halab, en árabe). El taxista no entiende nada. Cree que queremos que nos lleve allí. Al final nombra una estación de buses, que reconocemos el nombre y le digo: Na’am, na’am (sí, en árabe).

Llegamos a Aleppo de noche. Situada a 360 Km. al norte de Damasco es la segunda ciudad más importante en Siria y una de las más antiguas en el mundo. Se encuentra acomodada en un gran oasis, a mitad camino en la carretera que une el Éufrates con el mar Mediterráneo.


Así describe la UNESCO a Alepo, cuyo nombre deriva de la italianización de «Halab», que en árabe significa “leche fresca”: «Situada en la encrucijada de varias rutas comerciales desde el segundo milenio antes de nuestra era, Alepo estuvo sucesivamente bajo la dominación de hititas, asirios, árabes, mongoles, mamelucos y otomanos. La gran mezquita del siglo XII, la ciudadela del siglo XIII y sus madrazas, palacios, caravasares y baños de vapor (hammam) del siglo XVII forman parte de un tejido urbano armonioso y único en su género, que hoy en día corre peligro a causa de la superpoblación»

Como siempre, en las estaciones de autobuses esperan los taxistas que intentan abusar de los turistas. Pactamos un precio y, acto seguido, le decimos que nos lleve al Hotel Baron, queremos conocerlo a pesar de algunos comentarios en contra. Al final, el taxista, ha querido cobrarnos no por servicio sino por cada pasajero y por la maleta.

La entrada en el hotel ha sido fascinante, más aún cuando sabemos quienes han estado aquí alojados: T.E. Lawrence of Arabia, Kemal Ataturk, Charles Lindberg, Agatha Cristie y su marido en diversos periodos a lo largo de 11 años -incluso algunas de las páginas de su célebre novela "Asesinato en el Oriente Exprés" fueron creciendo tras los postigos de sus balcones- y Valentina Tereshkova, entre otros.


Una vez dejada la maleta, en la habitación, bajamos y nos aborda un “personaje” muy trajeado presentándose y diciendo que trabaja aquí desde hace 40 años. Entendemos que es algo así como el “relaciones públicas” del hotel. Nos pasa al bar, nos invita a sentarnos y enseguida… nos ofrece sus servicios de guía por Siria a lo que amablemente decimos que no lo necesitamos.

El ambiente del hotel, con sus empleados y decoración más este personaje, enseguida nos lleva a estar metidos en una película de la posguerra donde por los hoteles pululaban periodistas, espías y gente vividora.




Días 26 y 27.- Por la mañana visitamos la Ciudadela declarada, junto con toda la ciudad antigua, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986, obra maestra de arquitectura militar, donde aún se conservan varios edificios antiguos en buen estado y desde dónde se contempla una bella vista de la ciudad.


La Ciudadela es un gran palacio medieval localizado en el centro de la ciudad antigua. Es considerado uno de los castillos más grandes y antiguos del mundo. El uso de la colina de la ciudadela se remonta al menos a la mitad del tercer milenio antes de Cristo. Posteriormente, fue ocupada por pueblos de otras civilizaciones: griegos, bizantinos, mamelucos y la dinastía ayubí. Gran parte de la construcción, tal como está hoy, se cree que se basa en el periodo ayubí. Un amplio trabajo de conservación tuvo lugar en la década de 2000 por la "Fundación Aga Khan para la Cultura", en colaboración con la Sociedad Arqueológica Alepo.


Autor: Lad Preacher Fuente: Wikimedia

Situada sobre un montículo con base elíptica, tiene una longitud de 450 metros. En el pasado, todo el montículo estaba cubierto de grandes bloques de piedra caliza, algunos de los cuales siguen vigentes hoy en día. Es notable la puerta fortificada, accesible sobre un puente en arco. Esta característica fue una adición del gobierno de los mamelucos en el siglo XVI.



Tres puertas de gran tamaño (con figuras talladas) conducen a la entrada principal del castillo interior, donde se encuentran zonas interesantes como el Salón de Armas, el Salón de Bizancio y el Salón del Trono, con la recuperación de un techo decorado.



El régimen sirio se ensaña con Alepo

El régimen de Bachar al-Asad ha iniciado en los últimos días una feroz ofensiva sobre la región de Alepo, donde se halla la mayor ciudad de Siria y cuyo control le disputan desde hace más de un año los rebeldes levantados en armas. Las fuerzas del régimen han empleado misiles, artillería y, sobre todo, barriles cargados con explosivos lanzados desde helicópteros y aviones en zonas con fuerte presencia de milicianos rebeldes, provocando decenas de muertos, una buena parte de ellos niños, según los opositores. De este modo se prepara el régimen para la conferencia de paz prevista para el 22 de enero en Ginebra y a la que espera llegar con la carta negociadora de tener la mayoría del país de nuevo bajo su control.
(Fuente: El País 16-12-2013)

Por la tarde, callejeamos por una preciosa ciudad, más bien conservada que Damasco, en la que podemos comprobar que hay bellos jardines con fuentes y sus surtidores y los edificios bien restaurados.



Al día siguiente visitamos su espléndido souq (zoco): calles y calles con los más diversos productos. En total: 14 kilómetros de túneles, donde compramos varias pastillas del famoso jabón de Aleppo, para nosotros y para regalar.



La batalla por el zoco de Alepo Artículo firmado por Antonio Pampliega.

El sonido de las armas ligeras replicando a las potentes ametralladoras reverberaba a principios de la semana pasada en las bóvedas del zoco de Alepo. Aferrado con fuerza a su Kaláshnikov tras cada descarga, cerraba los ojos y rezaba en voz baja mientras el resto de sus compañeros intentaban parecer calmados; aunque la procesión siempre va por dentro… “Mi Dios, cuando te pedimos ayuda siempre estás con nosotros; Alá, solo tú, eres mi Dios”, canta el jeque. El resto de muchachos se unen a él. La música consigue acallar por un segundo el funesto ruido de las armas… Pero una nueva descarga devuelve de golpe a los chavales a la guerra.
(Fuente: El País 30-09-2012)

Al-Djāmī al-Kabīr (Gran Mezquita Omeya), construida en el s. VIII por el califa Walid I, no nos deja indiferentes.





Erigida, entre los años 710 y 715 d.C. sobre los restos de un templo romano y de una iglesia bizantina, por Santa Elena (madre de Constantino el Grande). En 1169 un incendio la destruyó completamente. Fue reconstruida por Nuredín, quien le incorporó un minarete, cuadrado, de 45 m de altura.

Saqueada durante la invasión de los mongoles en 1260, incendios y terremotos posteriores dañaron fuertemente el edificio. Desde su renovación y rehabilitación en 2005, la mezquita lució nuevamente en todo su esplendor hasta 2013, cuando fue aplastada por los combates en sus cercanías.

In Memoriam (28 de mayo de 2013)
Los bombardeos en Alepo destruyen la Gran Mezquita Omeya, Patrimonio de la Humanidad



Siguiente: SIRIA (IV): Palmira (Tadmor)




2 comentarios:

  1. Ho anava a preguntar, però al final del teu interessant relat em dones la comprovació de a causa d'aquesta guerra brutal fratricida, s'hna carregat la major part del magnífic patrimoni arquitectònic que hi havia a Alepo i a molts altres llocs del país.
    Síria, que era una de les destinacions a les que tenia intenció d'anar aviat, ha quedat esborrada del mapa i de les meves il·lusions.
    Com pot ser que no hi hagi cap força internacional que sigui capaç d'acabar amb aquesta barbàrie i de portar al bèstia d'Alasad, davant dels tribunals internacionals per condemnar-lo per genocidi?. Valga'm Déu.
    I altre cop felicitats per la teva crònica, he rigut molt amb les vostres trifulques amb els taxistes.... quins pàjaros espavilats...

    ResponderEliminar
  2. Salvador, avui l'exèrcit d'Al-Assad ha tornar a llençar bidons incendiaris damunt Alep i han mort quasi 100 persones, de les que una gran quantitat han estat nens.

    La comunitat internacional no hi intervé perquè no té res a guanyar: no hi ha mines, no hi ha petroli...
    Què van fer els francessos quan va començar el conflicte a la Rep. Centreafricana? Enviar-hi soldats.
    Què han fet en el conflicte de Sudan del Sud? Enviar cascos blaus.
    Tot per interès.

    La guerra de Síria és una guerra que em dol en l'ànima. És un país que el vaig visitar dos cops i no m'haguès cansat mai d'anar-hi.

    Salutacions.

    ResponderEliminar

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...