25 ago. 2008

Sobrevolando el mítico Estrecho de Magallanes hasta el Perito Moreno


En avión nos trasladamos hasta El Calafate. Otra vez he de hablar del paisaje que se ve desde el avión al despegar, pero también el sobrevolar el Estrecho de Magallanes, uno de los nombres de mis sueños.


Hernando de Magallanes (nacido en Portugal con el nombre de Fernando de Magalhães), se trasladó a vivir a Sevilla y se hizo súbdito del joven monarca Carlos I de España, futuro Carlos V de Alemania, al que le propuso encontrar un paso que, uniendo el Atlántico con el Mar del Sur, les permitiría llegar a las islas Molucas, conocidas como islas de la Especiería, navegando hacia el oeste. Magallanes recibió el apoyo económico del Rey y del acaudalado financista Cristóbal de Haro. Haro pondría las naves y el monarca el armamento y provisiones. Haro contribuiría con 3/4 del costo y el Rey con el 1/4 restante.

El 22 de marzo de 1518 se oficializó en Valladolid la expedición, nombrándose a Hernando de Magallanes capitán general de la flota y gobernador de todas las tierras que encontrara y se estableció que la armada a organizarse pasaría a conocerse como "de las Molucas". La Armada de las Molucas, compuesta por 5 naves, zarpó de Sanlúcar de Barrameda el 20 de septiembre de 1519.


Las naves eran: la Trinidad, capitana, al mando de Magallanes; la San Antonio al mando de Juan de Cartagena; la Concepción, capitaneada por Gaspar de Quezada y con Juan Sebastián Elcano como contramaestre; la Victoria, comandada por Luis de Mendoza, y la Santiago mandada por Juan Rodríguez Serrano. La dotación estaba formada por 239 hombres, desde el capitán general al último marinero. En Canarias y Brasil se agregaron más tripulantes hasta llegar a 265. La mayoría de ellos nunca más regresaría a España.

Magallanes fue el primer europeo en pasar navegando desde el Océano Atlántico hacia el Océano Pacífico, hasta entonces denominado Mar del Sur. Esta expedición que, capitaneada a su muerte por Juan Sebastián Elcano, lograría hacer la primera circunnavegación de la Tierra en 1522.

(Información extraída de la Wikipedia)

Aunque no hay evidencia alguna, a Magallanes se le atribuye esta famosa frase: «La Iglesia dice que la Tierra es plana, pero yo sé que es redonda porque vi su sombra en la Luna. Y tengo más fe en una sombra que en la Iglesia».

El Calafate está ubicado en la ribera meridional del Lago Argentino, en la provincia de Santa Cruz (región de la Patagonia). Esta pequeña ciudad nos servirá de base para visitar la parte sur del Parque Nacional Los Glaciares, donde se encuentra el Glaciar Perito Moreno.

El Parque, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1981, está a unos 80 Km. de El Calafate. Adquirimos un tour en una agencia local, Agencia Interlagos, situada en la misma estación de autobuses, que por 45 A$ (precio de 2005), incluye el bus ida y vuelta y servicio de guía.

Hay nombres míticos que resuenan en mi cabeza gracias a los libros de Historia y los de Geografía que había en la casa de mi niñez. Nombres como Machu Picchu, Cuzco, Lago Titicaca (que veré en este viaje), Amazonas, Tombuctú, Nilo, la Gran Muralla china, Samarkanda, Shangrilá… y Perito Moreno. Algún día los conoceré. Y hoy he empezado a marcar, de entre mis sueños, la visita del glaciar más famoso del mundo, el espectacular Perito Moreno, uno de los pocos en el mundo que todavía avanza de forma permanente por las aguas del Lago Argentino, formando un dique de hielo que obstaculiza el paso del agua.



Afortunadamente ha sido un día muy lluvioso y frío, y digo "afortunadamente" porque es mejor para observar los contrastes de colores blanco y azul de la masa de hielo. La climatología no ha impedido que subiéramos a un barco que nos ha acercado a unos 300 m. de la pared sur del glaciar, cuyas paredes de hielo tienen unos 60 m. de altura, con un frente de 5 Km. de longitud.

La navegación dura una hora y es absolutamente aconsejable, ya que se puede apreciar de cerca la magnífica obra de la Naturaleza.




Acabada la navegación, un minibús nos lleva a la zona de pasarelas de la Península de Magallanes.

Disponemos de unas tres horas para disfrutar de las excelentes vistas sobre el glaciar. Hay tres niveles de pasarelas: la intermedia (vista superior y frontal), la media (vista del Canal de los Témpanos) y la inferior (vista de la cara frontal desde una posición más cercana al glaciar).




A pesar de las inclemencias del tiempo ha sido un día de ensueño, que no olvidaré jamás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...