25 ago. 2008

Los impresionantes Cuernos del Paine, nos dan la bienvenida a Chile


Todavía sin amanecer desde El Calafate subimos a un autobús dirección Puerto Natales, capital de la provincia chilena Última Esperanza, y que está a unos 280 Km. de El Calafate. Circulamos por una carretera de muchísimas curvas, estrecha y con tramos blanqueados por nieve de diferentes grosores.


Llegamos a la ciudad sobre las tres de la tarde y nos alojamos en el Hostal Nancy. Por la tarde paseamos por el centro urbano, donde casas de madera -sin ninguna estética- son las que pueblan esta ciudad que va a ser nuestro campamento base para organizar la excursión de mañana al Parque Nacional Torres del Paine, distante 112 Km.


A las 7:30 h. subimos a un microbús que nos lleva hasta el Parque, situado en la provincia Magallanes, y declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1978, donde llegamos hacia el mediodía.


Una vez pasada la barrera de control del parque un grupo de zorros demasiado acostumbrados a la presencia humana, se nos acercan; supongo que esperando que les demos su ración de comida diaria.



Este parque es uno de los más bonitos de Sudamérica. Posee parajes maravillosos con senderos habilitados para caminatas que recorren diferentes paisajes de pampas, "decorados" con alpacas pastando, espesos bosques magallánicos, ríos, lagos, glaciares, y todo amparado por las moles graníticas gigantes de perpetuas cumbres nevadas, que caracterizan la silueta del parque y forman parte de la Cordillera de los Andes: las Torres del Paine y los Cuernos del Paine, con alturas que oscilan entre los 2.200 y 2.800 metros.




Hemos visto lagos y lagunas de colores variados: azules, verdes y turquesas, originados por el deshielo de los glaciares, como el Pehoé, el Toro, el Grey, la Laguna Azul, o la Laguna Amarga -ésta en peligro de desaparecer por no recibir aguas nuevas; saltos de agua: Salto Grande y Salto Chico, y los glaciares Dickson, Grey y Pingo.





Una de las plantas que hemos conocido se llama Calafate (Berberis buxifolia) y se dice que quien la prueba -en confitura o licor- vuelve a la Patagonia chilena o argentina. La hemos probado en confitura y estaba realmente deliciosa. ¿Volveremos?


Y entre tanta agua y vegetación guanacos, zorros, ñandúes, cóndores...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...