30 ene. 2016

Mitos y leyendas de África: Muluku y la creación de la humanidad


Dicen que se dice que un día, Muluku, el dios de una tribu en el Zambeze, tras crear la Tierra pensó que sería una buena idea dar vida a una especie que la cuidara y la disfrutara: la especie humana.

Entonces, cavó dos agujeros en el suelo y de uno de ellos surgió el primer hombre y del otro surgió la primera mujer.


Técnica mixta sobre cartón - Autora: Silvina Patano


Muluku no sólo era un dios creador, sino que también era la divinidad de la agricultura. Pensó que si regalaba a la primera pareja humana el don de la agricultura podrían sobrevivir por sí mismos.

Muluku les dio muy buena tierra para cultivar, herramientas para trabajar y semillas de mijo para sembrar y les instruyó en el arte de la agricultura: les enseñó a cavar, arar, plantar las semillas, cuidar las plantas, podar, recolectar…

Y les dijo:

- «Para vivir bien tendréis que construir una casa sólida y cuidar vuestro campo de cultivo».

Pero a la primera pareja no le gustaba trabajar y pronto dejó de seguir las indicaciones de Muluku y descuidó la tierra que el dios les había entregado. Las plantas se secaron y los campos dejaron de producir.

Cuando Muluku volvió a visitarlos, encontró con que el lugar estaba vacío. No había casa; no había tierra sembrada y las herramientas estaban tiradas por ahí.

Desilusionado, Muluku se sentó en una piedra a pensar. Pensó y pensó hasta que decidió llamar a un mono y a una mona. Les dijo lo mismo que al hombre y a la mujer y les dio tierra, mijo y herramientas.


Parque Nacional Bijillo (Gambia)

Pocas semanas después, Muluku volvió. Los monos habían construido una casita de ramas y barro, tenían un hermoso sembrado verde y de una olla que hervía sobre el fuego, salía un riquísimo olor a comida.

Entonces arrancó las colas a los monos y los convirtió en seres humanos, y de ellos desciende la especie humana.

Se fue a la selva a buscar al hombre y a la mujer, que estaban cazando mariposas entre las ramas; les puso las colas de los monos y les ordenó:

- «¡Convertíos en monos!»

El primer hombre y la primera mujer, ya transformados en monos, desaparecieron entre los árboles.

Y esta es la leyenda del dios Muluku, y del primer hombre y de la primera mujer. Una leyenda africana que trazó la idea de que los seres humanos descendemos del mono, mucho antes de que Darwin formulara su famosa teoría de la evolución.


(Bibliografía: varias fuentes)